Organismo Judicial

Discurso de Toma de Posesión del Presidente del Organismo Judicial y de la Corte Suprema de Justicia Magistrado Nester Mauricio Vásquez Pimentel. 13 de octubre de 2018

Guatemala actualmente está viviendo momentos difíciles, momentos que demandan de un sistema de justicia fuerte, independiente y transparente, que trabaje incansablemente por el Estado de Derecho y la institucionalidad democrática del Estado.

El desempeño de la Presidencia del Organismo Judicial para el periodo 2018-2019 no es un reto sencillo, ya que a esta presidencia le corresponde el último año de labores de la actual Magistratura, y, por lo tanto, tendremos la importante tarea de llevar a cabo el proceso de transición para la nueva Corte Suprema de Justicia comprendido para el periodo 2019-2024.


El asumir el día de hoy la Presidencia del Organismo Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, se convierte en un momento de gran trascendencia para mi vida profesional y personal, y le agradezco en primer lugar a Dios la dicha de servir y desempeñar este importante cargo dentro de la administración de justicia, y al pueblo de Guatemala por confiar en mi trabajo y mi ejercicio profesional.

A la vez, el desempeñar esta labor se constituye en una magnífica oportunidad para continuar trabajando por una mejor Guatemala, de una manera consciente, comprometida y sobre todo, de trabajar con humildad, mediante la toma de decisiones de acuerdo a la realidad del país.

Como Presidente del Organismo Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, velaré por el cumplimiento de nuestro Mandato Constitucional, así como daré seguimiento a los proyectos emprendidos por la administración saliente, contribuyendo así al buen funcionamiento de la administración de justicia en el país, brindando mi total apoyo a los administradores de justicia y personal administrativo, para hacer del Organismo Judicial nuevamente una institución caracterizada por su calidad en el servicio, y su calidez humana.

En tal sentido y en atención al contexto nacional, mi plan de trabajo está armonizado con los programas y objetivos institucionales contenidos en el Plan Estratégico Quinquenal 2016-2020 de la Corte Suprema de Justicia, y de acuerdo a las necesidades actuales e inmediatas del Organismo Judicial.

Por tanto, mi Plan de Trabajo está definido en cuatro ejes estratégicos:

El primer eje de mi plan de trabajo, correspondiente a mi gestión, se enfocará en una justicia eficiente, eficaz, transparente y confiable: Siendo uno de mis objetivos principales el fortalecimiento de la Dirección de Resolución Alternativa de Conflictos, ya que es indispensable promover políticas orientadas hacia la prevención y la resolución pacífica de los conflictos. Esto con la finalidad de des-judicializar la justicia, disminuyendo así la carga laboral del área jurisdiccional y sobre todo, reducir la mora judicial en la prestación de este servicio vital para los guatemaltecos.

Además, continuaremos impulsando las mejoras en los sistemas informáticos e innovaciones procesales, acercando así nuestros servicios a la población, privilegiando la optimización de recursos y promoviendo la celeridad en los procesos, la transparencia y la confiabilidad en todas las diligencias judiciales.

Sumado a esto, trabajaré por el fortalecimiento del área jurisdiccional, ampliando la cobertura del sistema de administración de justicia en las circunscripciones que así lo requieran, asimismo, velaré por que tengan los insumos necesarios para trabajar, así como apoyaré todos aquellos esfuerzos que promuevan la implementación de políticas y proyectos que fortalezcan el rol de la justicia en el país, respetando la independencia judicial y la autonomía funcional de las judicaturas.

El segundo eje de trabajo se refiere al fortalecimiento y mejoramiento del acceso a la justicia: y para ello, se tomará en cuenta las características socioculturales del país, y en este sentido, daré especial énfasis en potenciar el rol e incidencia de la Secretaría de Pueblos Indígenas; la Secretaría de la Mujer y Género la nueva Secretaría de Protección para la Niñez y Adolescencia y Justicia Penal Juvenil; a fin de que tengan una incidencia real en la transformación de la realidad guatemalteca y sobre todo, que contribuyan en el acceso a la justicia especializada a los diversos sectores de la sociedad, haciendo especial énfasis en las condiciones de vulnerabilidad.

Para dar cumplimiento a esta importante labor, nuestro actuar estará fundamentado en lo contenido en la Constitución Política de la República de Guatemala, así como en las diversas leyes nacionales e instrumentos internacionales en materia de derechos humanos.

Como sociedad debemos generar un marco de convivencia en el cual prevalezca la inclusión, la igualdad y la equidad, recordándoles que todos los seres humanos somos iguales en dignidad y en derechos, por lo que se hace imprescindible la construcción de una sociedad más justa, en la cual superemos las barreras de la discriminación, la desigualdad y la exclusión.

Asimismo, es importante promover una cultura organizacional que fomente los valores y la identidad institucional, por ello fortaleceremos el Sistema de Integridad Institucional, ya que todas las trabajadoras y trabajadores se constituyen como el pilar más importante de la justicia en el país y recordándoles que somos parte de una gran familia, llamada Organismo Judicial.

Además, fortaleceremos el Archivo General de Protocolo, dependencia de gran importancia para el ejercicio profesional de los Abogados y Notarios en el país, por lo que se realizarán las acciones pertinentes que garanticen la calidad en el servicio y la agilización de procesos.

Mi tercer eje de trabajo, hará énfasis en la rendición de cuentas, la integridad y la participación ciudadana; este es un eje transversal en mi gestión presidencial dando irrestricto cumplimiento a la política institucional número 4, la cual hace referencia al impulso de mecanismos de transparencia, buenas prácticas y anticorrupción en el Organismo Judicial y fundamentados en el Sistema de Justicia Abierta.

Con estas acciones se privilegiará la credibilidad y legitimidad del Organismo Judicial ante la población guatemalteca, trabajando así por una justicia transparente y confiable, mediante la rendición de cuentas de la ejecución presupuestaria y la implementación de los programas y proyectos formulados.


En este sentido, fortaleceremos los canales de acceso a la información pública; los módulos y sistema de quejas, así como los mecanismos institucionales de comunicación social, a fin de informar a la población guatemalteca de todos los avances y las decisiones relevantes en el acontecer judicial del país.

Y como cuarto eje de trabajo, ampliaré los mecanismos de cooperación interinstitucional e internacional; ya que, para alcanzar cambios sustanciales y acciones de gran impacto en el sistema de justicia, es indispensable actuar desde el punto de vista de la integralidad, y sobre todo fundamentado en objetivos de largo alcance. Para ello es necesario establecer mecanismos de cooperación técnica y financiera con las instituciones del Estado y la Comunidad Internacional, siendo la coordinación parte importante en el alcance de objetivos.

Para concluir, quiero hacer un llamado a todos los funcionarios judiciales, a que continuemos trabajando de una manera comprometida, en observancia de la ley y sin olvidar que nuestra labor está orientada hacia el servicio a la población y contribuir en el alcance de la paz social que el país tanto la necesita.

A mis colegas magistrados y magistradas, les exhorto a trabajar en unidad como un órgano colegiado, ya que éste será nuestro último año como compañeros y colegas de trabajo, y, por lo tanto, debemos trabajar por dejar un legado imborrable para el país y para nuestras familias.


A la Comunidad Internacional, les hago una cordial invitación para que juntos sumemos esfuerzos en aras de la consolidación del estado de derecho, ya que falta mucho por hacer, pero con su apoyo podremos trazar y alcanzar las metas planteadas.

A los medios de comunicación, les reitero que las puertas del Organismo Judicial están abiertas a cualquier requerimiento de información que necesiten y recordarles que la labor que ustedes desempeñan es fundamental en un sistema democrático, ya que además de informar, instruyen y forman opinión pública.

Ya para finalizar, invito al pueblo de Guatemala, a ser co-partícipes de los cambios que Guatemala necesita, así como a confiar en mi labor al frente del Organismo Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, reiterándoles mi sincero compromiso de trabajar incansablemente por un poder judicial fortalecido, confiable, transparente y ágil ante las demandas de la ciudadanía, ya que la justicia es un derecho inalienable al cual todos tenemos el derecho de acceder.

Por lo tanto, con la plena confianza en Dios, estoy seguro que este año al frente del Organismo Judicial, será fructífero y traerá resultados positivos para el país, y que juntos podremos contribuir a la construcción de una sociedad en paz, en la cual prevalezca siempre el respeto al Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática.

Muchas gracias.